Jamaica. Espectáculo de vida.

 Preparados para gozar.

Foto Pixabay

Tras la Ruta 66, toda una aventura motorizada, y sin descanso, llega el momento de la opción del relax total, de la musiquita y la playa, de la sensación de no querer irse nunca del lugar. Llega Jamaica.

Jamaica se llevo el año pasado, el premio Word Travel Awards al Mejor destino para Bodas del mundo y muy raro sería,  que no se lo volviera a llevar este año. La oferta de esta isla del caribe es bestial. Sin duda se ha convertido en uno de esos destinos exóticos preferidos por los novios para su luna de miel. Sus paisajes paradisíacos, junto con sus lugares de ocio y el tirón de la música reggae, son una propuesta irresistible para muchas parejitas, que ven resuelta de esta manera su Luna de Miel.

Lo primero que pensamos en Jamaica son en esas interminables playas de arena blanca bajo una palmera, tumbados en ellas, sin más stress que ver cuando vamos a pedir el siguiente cocktail. ¡¡¡Pero atención!!! quedarse con esa idea sería un autentico sacrilegio señores!. No puede ser que vayamos a una isla única, porque en ella confluyen la cultura caribeña, la cultura africana, la europea y la asiática y quedarnos todo el día panza para arriba.

Hay que disfrutar de sus montañas, acantilados, de sus cascadas, de esas aventuras por las cuevas, por la selva, de sus gentes, de sus mercados de artesanía y también, porque no, de buen “tabaco”.

Foto Pixabay

Colorido de vida.

Jamaica es una auténtica explosión de colorido, azul, verde, amarillo y sobre todo de vida, por el día y por la noche.

Eso si, siempre bien acompañaditos por los guías oficiales y gente preparada, no vayamos de Indiana Jones por la vida, y nos estemos acordando del viaje a Jamaica toda la vida, pero para mal.

Si por algo es conocida Jamaica, es por ser la tierra del auténtico icono mundial del reggae, el añorado Bob Marley. El viajar a la isla y no visitar la casa en Kingston, donde vivió este genio, o el lugar donde esta enterrado no tiene nombre, así que vosotros sabréis.

Pero como lo primero es lo primero, hablemos de sus playas. Aquí es donde toca el turno a Montego Bay ( aparte de su casino y vida nocturna) o la playa de las Siete Millas. O  lo que es lo mismo “Bienvenidos al Paraíso” y ved si sois capaces de disfrutar de tanto placer.
Esas cabañas a pie de playa, esos resort, esos paseos en barca por estos lugares, o paseos a caballo por las playas, el snorkel como jamás lo haréis en ningún otro sitio. Todas esas cosas no tienen precio.
Pensad en la multitud de recuerdos que os van a dejar y sobre todo la envidia que vais a despertad en vuestra amistades, cuando no paréis de acribillarlos a whatssaps.

foto pixabay

Las cataratas Dunn, cerca de la ciudad de Ocho Ríos, son un conjunto de saltos de agua. Llegan a tener una altura máxima de 180 metros.
Rodeadas de la impresionante selva, son todo un espectáculo.

Foto Pixabay

Una de las cosas interesantes es perderse por el mercado de artesanías de Harbour Street. Todo lleno de puestos de la gente local, dispuestas a vender todo tipo de souvenirs. Una experiencia relacionarte con la gente de la zona. Verdadera cultura del pueblo y, de paso, nos da una buena ostia de realidad, que no viene mal, para volver al mundo real.

Otra opción es alquilar un coche y disfrutar de la carretera que confluye por medio de la selva, son pocos kilómetros. Una imagen que tardará en borrarse de vuestras retinas.

Hay que llegar también hasta la laguna luminosa de Glistening Waters. Se ilumina el agua al contacto, gracias al tipo de plancton que hace que se produzca este efecto. No creo que haya muchos lugares en el mundo, donde conseguir una foto así.

Glistening Waters Jamaica
Foto www.exclusivetravel.col

Otro tema fundamental, la gastronomía. El aki con bacalao, patty jamaicano(una especie de empanada rellena) y la fruta de pan asada, son degustaciones obligatorias. Para beber, los batidos de fruta son insuperables, pero tampoco el ser humano esta hecho para llevar una vida demasiado saludable. Sobre todo en la  luna de miel, hay que aprovisionarse de ese ron jamaicano que es para quitar el hipo.

Foto pixabay

Recordad para viajar a Jamaica desde España las siguientes recomendaciones:

  • Se necesita pasaporte. Y es que no seas de esos que quieren sacárselo en el mismo aeropuerto.
  • Atención a los estómagos delicados porque la comida tradicional jamaicana va cargadita de especias. Y siempre que el agua sea embotellada. Cuidado con el hielo si no queréis tener ciertas indisposiciones poco eróticas en el viaje.
  • No llevar demasiado lejos vuestro espíritu aventurero si no es con guía turístico o personal del hotel.
  • Un seguro de viajes nunca esta de más
  • ……y repelente para los mosquitos!!! mucho…..muchísimo…..cantidades ingentes.

Esperemos que hayáis disfrutado del post y pronto nos vemos en la sección de viajes.

 

Si ya has estado en Jamaica, cuéntanos tu experiencia

Escrito por
Más de Se casa mi Lola

Películas de bodas que hay que ver.

Las películas de bodas  que nunca reconocemos que nos gustan, al menos...
Leer más...

Deja un comentario

Responsable de los datos: Noelia Rodriguez Martinez y Oscar Alemany Torres, creadores de Se casa mi Lola.
Finalidad: Gestionar los comentarios de Se casa mi Lola.
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Ver nuestra política de privacidad. Derechos: Tienes derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.