La duda existencial que comparten todos los novios

duda existencial novios

Hay una duda existencial que suele ser común a todos los novios del mundo. Una duda que les quita muchas horas de sueño y que es la razón principal de mil quebraderos de cabeza. Podemos decir sin duda que es el motivo principal por el que una y mil veces se coge la calculadora para intentar cuadrar el presupuesto.

No hay duda más grande que el saber si la cantidad de comida que estamos contratando como parte del menú será suficiente para nuestros queridos invitados. Es algo que nos carcome hasta el mismo día de la boda y no lo podemos evitar por mucho que lo intentemos.

La duda existencial que comparten todos los novios.

Establecer cual es la cantidad de comida exacta para nuestros invitados no es una tarea nada fácil. El motivo es que aparte de los razonamientos más o menos prácticos, también nos solemos llevar por otros que son más bien emocionales y que pocas veces se ajustan a la realidad.

La mayoría de las bodas son de tarde y por tanto el banquete se celebra de noche. Para una cena con un número no muy exagerado de entrantes, un plato único, tarta y un postre es más que suficiente para dejar satisfechos a la mayoría de comensales. Sin embargo ¿por qué nos inclinamos hacia una cantidad de comida que muchas veces se puede tachar como inmoral?

Foto www.pixabay.com

1 Con los entrantes, un número de 10 ó 12 es más que suficiente. De hecho la mayoria ya se dan por cenados y nos dejamos llevar ya después unicamente por el ansia. Hay bodas que se van hasta los 20 ó 25 entrantes. Algo realmente exagerado y sin sentido.

No pasa nada si queréis un capricho en forma de buffet de pizzas, sushi o cualquier cosa que se os ocurra. Faltaría más, para eso es vuestro gran día.

No os dejéis llevar tampoco por la presión del establecimiento. Si contratáis un/a wedding planner, ella o él os aconsejarán de la menor manera.

Lo importante es que los entrantes lleguen a todos y eso es faena del metre de la sala. Estaros tranquilos.

Para continuar con un plato es más que suficiente. No le deis más vueltas. Hacer un sondeo, que no una encuesta, entre vuestros invitados y ver por donde se inclina más la balanza. Si termináis apostabdo por los platos clásicos de carne y pescado, que no sean demasiado abundantes en cuanto a cantidad y guarnición. Seguramente si lo presentáis de esa manera, los invitados os lo agradecerán mucho más, sobre todos sus estómagos. Si no tened preparados una buena cantidad de Almax.

Tampoco seais demasiado innovadores. No se trata de ser los nuevo descubridores de la cocina moderna. Si innovais demasiado, una buena cantidad de comensales vertirá alguna cantidad de critica que irá más allá de lo normal y aconsejable.

.

Con la tarta y el postre es el momento de dar rienda suelta a vuestra imaginación. Aquí es cuando todos los invitados se muestran más receptivos a toda clase de sugerencias. Durante las dos horas anteriores la bebida ha corrido por todas las mesas y eso termina haciendo efecto.
Casi todas las propuestas van a ser bien acogidas, si está todo dentro de unos límites. Es el colofón final a todos los manjares servidos y fundamental para dejar un buen sabor de boca. Si hay un momento para juzgar si vuestra capacidad de elección ha sido buena, es este. Pero consejo de nosotros, es el apostar por cosas nuevas. Adelante.

Escrito por
Más de Se casa mi Lola

Lorena Erre. La magia de lo cotidiano. Fotógrafa

No sabemos lo que tiene Valencia. Si es el Mediterráneo, ese cielo...
Leer más...

Deja un comentario

Responsable de los datos: Noelia Rodriguez Martinez y Oscar Alemany Torres, creadores de Se casa mi Lola.
Finalidad: Gestionar los comentarios de Se casa mi Lola.
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Ver nuestra política de privacidad. Derechos: Tienes derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.