Lisboa. Añoranza por volverte a ver

Lisboa

Hay lugares que directamente pasan a ocupar un lugar en tu corazón. Son esas ciudades que te tocan de una manera muy especial en lo más hondo de ti, con sus cosas buenas y sus cosas malas. Lisboa sin lugar a dudas, es de esos sitios que una vez te alejas de ellos, se quedan de una manera irremediable en ti para siempre y se cuentan las horas para volver a verla y disfrutar de cada una de sus esquinas.

Lisboa. Añoranza por volverte a ver.

Una cosa  os hemos de decir, Lisboa no es una ciudad apta para todo el mundo. Cada uno tiene sus valores a la hora de viajar, a la hora de lo que quiere ver y disfrutar y hay que respetarlos. No es la clásica ciudad empecinada en agradar al turista exclusivamente,  por eso tal vez la capital lusa no sea apta para todas esas conciencias viajeras.

Ante todo Lisboa es un lugar para callejear de una manera increíble, disfrutando de sus barrios y de su gente. Porque la amabilidad de sus habitantes es uno de sus puntos fuertes y eso hay que aprovecharlo. 

A todo el mundo no le va a gustar, porque no es mentir que Lisboa no es la ciudad más bonita del mundo y la más accesible. Sus cuestas pueden ser otra excusa para no ir por parte de mucha gente, junto con sus calles poco agraciadas. Pero todo lo contrario, la combinación de todo ello, del sabor añejo de sus barrios y sus subidas y bajadas con sus característicos tranvías, la hacen única e inimitable. 

Además si quieres monumentos, los tienes, y si quieres barrios exclusivos y super modernos, también los tienes, aunque sin mucha personalidad.

Lisboa. Añoranza por volverte a ver.

Os podría hablar de lo que ver, pero para eso ya existen cientos de webs donde detalladamente describen lo que ver, aqui os dejo algún ejemplo. Nosotros os vamos a hablar de sensaciones, de sentimientos y padeceres. Hay que coger una mochila y perderse por esas calles llenas de historias, cada una donde podría escribirse un guion cinematográfico. No es una ciudad donde a cada esquina te vaya a levantar un OHHHH de admiración como Roma, pero si vas a saborear algo diferente, algo que te atrapa en cada uno de sus recovecos y callejuelas. Miradores donde observar como la ciudad mantiene la batalla con las corrientes de agua del río Tajo por mucho mar que parezca, donde el arte urbano moderno se mezcla con lo añejo de la casas y le dan un punto de colorido de la que sale una mezcla extraña.

Alfama y Barrio Alto, luchan encarnizadamente por llamar la atención del visitante, cada uno con sus armas, mezclando vanguardia con lo antiguo y con la gastronomía es un punto medio de los dos. Tanto la de barrio de toda la vida como la de restaurantes exclusivos son dignas de probar. ¿Y qué vamos a decir de la repostería? pues sencillamente no vamos a deciros nada porque no creo que las palabras estuviesen a la altura y terminarían no haciendo justicia a lo poética de la misma.

Por mucho que parezca muy manido, es imperdonable irse de Lisboa sin pasar una noche de Fado. Sumergirte en sus tristeza, en su melancolía y estar preparado como en una montaña rusa para subir hacia una alegría desbordada con el chorro de voz de cada uno de sus interpretes. Aunque hay sitios muy manidos para el turista simplón, hay otros donde podrás disfrutad sin ningún rubor.

Otra cosa de las que nos encantó, es esa ambigüedad de la antiguo y lo moderno. Una cosa a disfrutad son sus mercados, con esa mezcla extraña. Aparte de los tradiciones, tanto Time Out times o Lx Factory son un claro ejemplo de lo que hablamos.. Este último absorbe inmediatamente la atención del visitante con ese aire de post modernidad que abruma. Es ese sitio diferente que dota de una personalidad a una ciudad y con el que puedes combinar con una visita más clásica a cualquier rincón con su punto cultural, arquitectónico

Lisboa es una ciudad de librerías, tanto en la calle como encerradas entre paredes, de lugares para tomar algo y conversar, de sitios como Belem y Sintra, abrumadores por su belleza, de enamorarse, de recuperar viejas sensaciones de pareja y por dar nacimiento a nuevas, de explorar hasta cansarse, de ver sitios curiosos, de disfrutad de su “Fealdad”

Escrito por
Más de Se casa mi Lola

La compra del vestido de novia, desde el punto de vista del novio

Hasta este momento, el de la compra del vestido de novia ,...
Leer más...

Deja una respuesta

Responsable de los datos: Noelia Rodriguez Martinez y Oscar Alemany Torres, creadores de Se casa mi Lola.
Finalidad: Gestionar los comentarios de Se casa mi Lola.
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Ver nuestra política de privacidad. Derechos: Tienes derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.