Lorena Erre. La magia de lo cotidiano. Fotógrafa

No sabemos lo que tiene Valencia. Si es el Mediterráneo, ese cielo con esa luz, su gente, su sol eterno, pero el caso es que es una fuente inagotable de fotógrafos. Y con una media de calidad que se sale de lo normal. Y un claro ejemplo de ello es Lorena Erre.

Sus fotos son auténticas campañas publicitarias, con una manejo de la puesta en escena, verdaderamente lujoso.  Y sus contestaciones a esta entrevista, están a la altura de su trabajo. Hemos disfutado muchísimo con ella.

No dejéis de leerla y ver sus fotos!

Foto propiedad Lorena Erre

 En tu web te defines como “Aventurera, sensible, pasional, luchadora, inquieta… Y fotógrafa de bodas.” Nosotros pensamos que si te fallaran alguna de esas cualidades, no podrías ser la fotógrafa de bodas que eres ¿Te parece que es así?

Totalmente cierto, soy una persona muy pasional y me implico muchísimo siempre que me guste lo que hago. Si no lo hiciese de este modo, directamente, no lo haría. Las bodas para mi son algo muy especial, compartes muchas emociones ese día junto con tus novios y los invitados. Si no estás dispuesto a mojarte de pies a cabeza mejor no lo hagas.

Ese día solo se va a vivir una vez y si no vas a dar al 100%, no mereces vivirlo.

Foto propiedad Lorena Erre



Otra de tus frases  es:”No os imagináis el poder que tiene la fotografía, poder capturar momentos mágicos y hacerlos eternos”

Estamos completamente de acuerdo contigo. ¿Si los novios fuesen conscientes de lo que encierra esa frase, perderían esa espontaneidad tan hermosa para esos momentos?

Yo creo que no. Sé que son conscientes porque han contratado a alguien expresamente para que inmortalice la historia. En el caso de que eso les cohibiese, ese sentimiento sería muy efímero. Viven tan gran cantidad de emociones ese día que es imposible que puedan estar pensando en contenerse o en actuar.

Foto propiedad Lorena Erre

¿Cuéntanos como llega Lorena Erre al mundo nupcial?

Lorena Erre llega al mundo nupcial, al igual que a la fotografía, por casualidad”.Soy fotógrafa autodidacta.

Cuando iba al colegio tenía la típica cámara Fujifilm plateada analógica de tus padres que te llevabas a las excursiones para hacer fotos con tus amigos. En vez de gastar los carretes en eso, siempre hacía fotos de pájaros, paisajes, composiciones

Después de eso he tenido cámaras digitales compactas pero la primera reflex llegó a los 18 años. Una Canon 600D (cámara que compré cuando terminé el master de maquillaje y la compré únicamente para eso, para hacer fotos de los trabajos de maquillaje que realizase). Empecé a hacer fotos de todo y todos los que se me ponían delante, ahora era más fácil. Ya no había que gastarse el dinero en carretes. Pero jamás en mi niñez o adolescencia había pensado en dedicarme a esto de manera profesional. Se puede decir que fue la fotografía la que me fue guiando justo donde ella quería y yo me dejé llevar.

A finales de 2015 un amigo fotógrafo me pidió que le hiciese de 2º cámara para una boda suya y acepté. Disfruté y me emocioné tanto ese día que decidí que era eso lo que quería hacer, a lo que me quería dedicar.

A partir de ahí conocí a muchos fotógrafos, ahora amigos, que se dedican también al sector nupcial, así que poco a poco me he ido metiendo en este mundo y ahora ya estoy muy metida como para salir!

Foto propiedad Lorena Erre

Tus fotos tienen una puesta en escena muy poco común. En muchos momentos propias de una campaña publicitaria ¿Cuánto trabajo hay detrás Lorena?

Dependiendo del tipo de sesión que sea, obviamente no hay el mismo trabajo en una pre/postboda, que en una boda o en una editorial.

En las pre/postbodas todo fluye, no hay tantas florituras, simplemente se basa en los novios y una localización bonita que vaya con ellos.

En las bodas un poco igual, cuando tú llegas ya está todo preparado, todo el mundo ya ha trabajado para dejarlo todo increíble y tú sólo tienes que dedicarte a documentarlo todo.

Pero en las editoriales es diferente, como he dicho antes, me implico muchísimo y junto con la/el Wedding Planner buscamos junt@s proveedores, localizaciones, modelos, etc.

Las editoriales tienen muchísimo trabajo, inviertes mucho tiempo en buscar, pensar, organizar… y después son aproximádamente  unas 10/12h lo que te pasas montando la escenografía, atrezzo, fotografiando, recogiendo… Pero eso sí, el resultado vale la pena, al menos para nosotros!

Foto Lorena Erre

Para llegar a este tipo de reportajes, es esencial una complicidad con los novios total. ¿Cómo es ese momento en que se produce vuestro primer contacto para llegar a esa complicidad?

No me gustan las bodas a granel, me gustar implicarme, dar un servicio exclusivo y personalizado. Me preocupo por ellos, por mantener contacto desde que me contratan hasta el día de la entrega final del trabajo. Los cuido, intento ayudarles si tienen dudas o no encuentran los proveedores que necesitan, me intereso por su historia, por como se conocieron… Soy una persona muy abierta y extrovertida, no me gustan los protocolos, así que nuestras reuniones siempre están llenas de chistes, anécdotas… Creo que con todo esto al final es imposible que no se cree una amistad.

Foto propiedad Lorena Erre

La fuerza visual de tus fotos embriaga. Si tuvieras que poner un porcentaje a cada uno de estos elementos (paisaje, colaboración de los novios, trabajo del fotógrafo y retoque fotográfico) para conseguir un 100% de esa fuerza, ¿Cuál sería?

Indudablemente un 70% sería la colaboración e implicación de los novios. Si no hubiera complicidad entre ellos y conmigo es imposible que saliese lo que sale. Le daría un 5% al paisaje, que sí, por supuesto que ayuda, pero creo que toda localización tiene “algo”, solo hay que saber mirar y explotarlo. Un 15% al trabajo del fotógrafo, si los novios se entregan la foto “sale sola” y un 10% a la edición. La edición es mi marca de imagen personal, sin eso, las fotografías, obviamente, no serían mías.

Foto propiedad Lorena Erre

Sabemos lo difícil que es elegir un solo trabajo tuyo, pero cuéntanos una boda, de la que siempre te acordarás, por el resultado final, por la conexión con los novios, por lo especial que resultó la boda en conjunto.

La boda que siempre recordaré, a parte de la primera que hice que fue la de Amparo y Toni, es sin duda la de Alberto y Davinia.

Alberto y Davinia eran la caña, super abiertos, simpáticos, alocados (sobretodo eso) y se querían de una forma muy buena, muy fuerte y muy muy sana. Su boda fue muy intima, eran aprox 30 invitados. Me aceptaron como una más desde el principio, estuve muy cómoda, tanto con ellos como con los invitados, y al final en el resultado salta a la vista: fotos naturales, divertidas, sinceras… El día que les entregué el trabajo final me dio muchísima pena y me costó bastante contenerme las lagrimas. Sin duda, siempre me acordaré de ellos.

 

A punto de empezar la temporada fuerte de bodas, ¿Qué le pide Lorena Erre a este 2018?

A este 2018 le pido muchas bodas con novios que valoren su día como se merece, novios de los que se apuntan a un bombardeo, de los que miman cada detalle y se quieren, mucho. Y por supuesto, seguir creciendo, aprendiendo y mejorando en todos los aspectos.

Foto propiedad Lorena Erre

¿Nos contarás el porque de ese “Erre”? ¿Quién es Lorena cuando deja la cámara en su sitio?

¡Hahahaha! Lo de “Erre” no se debe contar, porque es muy absurdo y perdería todo mi sexappel, pero obviamente ya os habréis dado cuenta de que mi apellido real no es!

Y Lorena, cuando deja la cámara sigue siendo un culo inquieto.

Trabajo en un estudio de imagen, me encanta viajar, comer, la música, bailar. Desde que me he enganchado a Netflix, me encanta pasar horas en la cama viendo series con mi novio.

Aún así, nunca desconecto, no sé dejar de trabajar, cuando no estoy revisando y contestando emails, estoy pensando ideas para fotos nuevas, buscando inspiración para mejorar el packaging en el que entrego tanto los contratos de bodas como el trabajo final, etc. Pero bueno, sarna con gusto no pica, no?!

Foto propiedad Lorena Erre

 Para acabar siempre lo hacemos con la misma pregunta Lorena ¿Dónde se encuentra tu foto soñada?

Mi foto o sesión soñada, porque no podría hacer sólo una foto, sería en una cabaña triangular de madera. Esas que tienen ventanales enormes en la habitación y el salón. Rodeada de un bosque muy frondoso con vista a un acantilado con cascada y una pareja muy exótica…

¡No os preocupéis, todo llega!

Escrito por
Más de Se casa mi Lola

Alianzas : ¿oro amarillo, oro blanco u oro rosa?

Ha llegado la hora de comprar las alianzas. Lo que antes parecía...
Leer más...

Deja un comentario

Responsable de los datos: Noelia Rodriguez Martinez y Oscar Alemany Torres, creadores de Se casa mi Lola.
Finalidad: Gestionar los comentarios de Se casa mi Lola.
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Ver nuestra política de privacidad. Derechos: Tienes derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.